La magia del otoño

Lunes 21 de marzo del 2022

Escribe: Lucía Calvete

Hoy comienza el otoño en el hemisferio sur, y eso significa que los colores de las hojas de los árboles van a empezar a cambiar progresivamente a tonalidades amarillas, rojas y marrones. 

Otoño 2022, Buenos Aires. Fotografía de @ferraribsas (twitter)

Las plantas pueden tener varios tipos de pigmentos: clorofilas (verde), xantofilas (amarillo), carotenos (naranja), ficobilinas (rojo), y antocianinas (rojizo – violacio – azul). Estos pigmentos, además de otorgarle color a las hojas, también cumplen funciones importantes, como protegerlas de la radiación solar, de las heladas, absorber luz solar, etc. 

Sin embargo, la clorofila responsable de ese color verde tan característico de las plantas, solo se produce cuando hay un clima propicio, con calor y días largos. Este pigmento se degrada continuamente y es rápidamente reemplazado en primavera y verano. Pero cuando las noches empiezan a extenderse y las temperaturas a descender, muchos árboles dejan de producirla y los restos se degradan, quedando al descubierto esos colores otoñales que son propios de los otros pigmentos, que si bien pueden estar todo el año, son opacados por el verde intenso. 

Hojas tornandose amarillas. Fotografía de @fajaril (flickr)

Aunque por ahí hayas notado que hay árboles que mantienen sus hojas verdes todo el año, esto es porque son árboles de hojas perennes, los cuales se caracterizan por tener un follaje durable. Los que cambian de color son los de hojas caducas (caducifolios), los cuales hacen un recambio de follaje cada cierto tiempo (generalmente cada año), esto significa que se les caen las hojas en invierno y vuelven a crecer en primavera.