Máximo Kirchner: “Nadie quiere la unidad más que nosotros”

Miércoles 6 de abril del 2022

Escribe: Bernardita Castearena

“La actividad militante es el lugar de donde suelen salir las grandes conquistas de los ciudadanos y las ciudadanas, del pueblo. Y también es el lugar desde donde muchas veces, cuando la mano viene torcida, bancamos la parada para defender los derechos de argentinos y argentinas”, comenzó diciendo Máximo Kirchner en un acto organizado por la CGT en Merlo. A su lado, Axel Kicillof lo escuchaba con atención: “No sólo se trata de resistir, se trata de poder avanzar. Porque el retroceso que sufrió nuestra gente entre el 2016 y el 2019, y que luego la pandemia profundizó fue muy grande”.

Pero ¿es la pandemia la culpable de todos los males?, según Máximo: “Vivimos una situación global complejísima. Es cierto que nadie en el mundo tenía en diciembre de 2019, en su menú la pandemia. Y es verdad que trajo profundos problemas en la vida de muchos y muchas, pero no puede ganarnos la autocompasión. Nos tiene que ganar la autoestima. No podemos estar lamentándonos por todo aquello que nos pasa sin mover un dedo para cambiarlo”.

La compleja unidad

“Nadie quiere la unidad más que nosotros y nosotras. Fuimos la base de la construcción en 2019 y en 2017, cuando algunos creían que era historia terminada, y nos plantamos y dimos todas las peleas, y las batallas que teníamos que dar porque confiábamos: no en nuestra capacidad, más bien confiábamos en la capacidad de nuestro pueblo, de nuestra gente”, expresó Máximo y agregó: “Yo no creo que ningún trabajador y trabajadora quiera la unidad para ir en contra de sí mismo. La unidad es para mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo, para que podamos construir más y mejores viviendas, para poder prestar más y mejores servicios a nuestra gente. Para que no sea casi imposible llegar a fin de mes”. 

Sobre la cuestión salarial indicó que: “Ya no estamos hablando de aquellos que no tienen un salario informal, sino de compañeros que tienen un salario en blanco, formal, a los que les está costando mucho. Abel Furlán -Secretario de la UOM- me contaba que un trabajador promedio de la UOM a fines de 2015 ganaba unos 2000, 2300 dólares. En pesos mucho más obviamente. Y hoy está en 900. ¿Quién se está quedando con lo que tenían los trabajadores al 9 de diciembre de 2015?”

Por su parte,  el Gobernador Axel Kicillof indicó: “Hay quienes piensan que el modelo sindical argentino es un obstáculo para nuestro país, pero cuando nos tocó atravesar uno de los momentos recientes más difíciles el movimiento obrero puso el cuerpo, las obras sociales y todo su esfuerzo para salir adelante”, y agregó: “Hay que distribuir la riqueza y darle más derechos a los trabajadores para que la economía pueda crecer. Cuando el movimiento obrero está ordenado y organizado se recuperan los salarios, el consumo, la producción y la economía”. 

Cuando le tocó hablar de la dificultad económica, Kirchner planteó un paralelismo con la situación que atravesaba el país en 2013, cuando los mercados ejercían presión y la devaluación era inminente: “Nosotros sabemos que la velocidad del deseo va mucho más rápido que la velocidad de la construcción. Ahora lo que queremos es la opción puntual y concreta de saber en qué dirección estamos. En el 2014 fue la devaluación, con la que nos costó mucho crecer pero teníamos claro que no teníamos que retroceder. Y no retrocedimos ni medio centímetro. Fue un laburo que hizo Axel en el Ministerio de Economía, con compañeros y compañeras que militaban y trabajaban con él. Y también, para mi hubo un factor fundamental en esa pelea: ustedes. Los que militaban, los que iban a los supermercados y a los almacenes a ver que aquellos con quienes se comprometían los empresarios en los escritorios del Ministro, se cumpliera en el territorio.

Ante la ovación de la militancia, Máximo llamó a «fortalecer cada espacio» y afirmó que «los diputados y diputadas que representan a los trabajadores siempre fueron indoblegables».