THE BOYS Y LA CARA OSCURA DE LOS SUPER

Sábado 27 de agosto del 2022

Escribe: Juan Pablo Godoy Jimenez

La serie The Boys ha conseguido tres temporadas y una cuarta ya confirmada en producción. Basada en el comic homónimo, The Boys sigue a una sociedad totalmente infestada de héroes, y como en la vida real con las producciones actuales, los superhéroes son un gran negocio. La serie da un giro perverso a algunos arquetipos superheróicos que tenemos totalmente familiarizados: la reina guerrera feroz, el velocista y el mega dios vestido con una bandera que camina entre los simples mortales.

The Seven, el grupo de superhéroes que no son tan buenos como parecen

Argumento

The Boys tiene lugar en un mundo donde los llamados «super» son reales y omnipresentes, dominando la cultura y el comercio de una manera que parece inevitable. Los más brillantes, los más famosos y mejores son los Siete, un supergrupo reluciente representado por la corporación Vought. Al principio vemos el rostro público de estos héroes a través de los ojos de los admiradores. Uno de estos admiradores, un tímido empleado de una tienda de productos electrónicos, Hughie, es una persona normal que es feliz mirando con asombro y admiración a estos pseudo dioses, que no se espera lo que vida tiene preparado para él. Por otro lado, vemos su cara privada y es ahí donde conocemos a Annie, una nueva super llamada “Starlight” que es una heroína de un pequeño pueblo cuyo futuro de repente parece brillante cuando consigue una audición para unirse a los Siete, aunque no esté preparada para saber la verdad sobre ese grupo.

The Boys, el equipo anti-supers

Y así, un día de repente, la vida de ambos cambia horriblemente. ¿Quién causa esto? La culpa es de los super y su retorcido complejo de dios. Y estas dos pobres victimas quieren venganza, pero si te peleás con un ser que desafía las leyes del mundo, ¿cómo ganar? Ahí entra Billy Butcher, un sombrío tipo de la CIA lleno de furia, con ganas de vengarse y un placer por matar supers. Butcher quiere reactivar su unidad anti-superhéroes, conocidos como “The Boys”, y ve a Hughie como el primer recluta potencial. Es esencialmente una historia de guerra que parece imposible y en la que Butcher, Hughie y algunos otros aliados inesperados intentan superar a oponentes que poseen una fuerza colosal, visión de rayos X y súper oído. Como humanos básicos, “The boys” tienen que confiar en la astucia, la crueldad y la suerte para desafiar a estos desagradables supers.

Los encantos de la serie

Desde ya que The Boys no es una serie para personas sensibles, llega a superar increíblemente la cantidad de sangre y escenas violentas que tienen otras series como “Invencible”. Aprovecha el material original del comic y lo lleva a otro nivel, buscando las formas mas creativas y locas para recrearlo. Además, cabe destacar que se enfrentan ante seres invulnerables a cualquier tipo de daño ya que tienen un super resistencia. Y ahí es donde entra uno de los miembros del grupo antihéroes, el querido Frenchie, que tiene que rebuscárselas para saber como dañar letalmente a los supers. Sangre y vísceras en abundancia, así que no es un show para ver comiendo.

Hughie, cubierto de sangre

Pero la sangre no es su único encanto, The Boys se burla abiertamente de las franquicias multimillonarias como DC y Marvel, pero también del espectador fanático de estas. The Boys ofrece una crítica astuta para nuestra sociedad actual que parece haber generado un culto ciego hacia el héroe, mostrando que clase de psicópatas y dementes se esconderían detrás de esas sonrisas falsas y trajes estrafalarios si de verdad existiesen. Critican y se burlan de todo el merchandansing que estos héroes tienen y hasta de la fascinación de las empresas por querer ser “progres” y socialmente correctas públicamente mientras dejan cometer las peores atrocidades a sus supers. The Boys nunca retrocede ante la sátira audaz que destaca la relación entre el capitalismo, nuestra obsesión por los superhéroes y la supremacía blanca estadounidense. Su última parodia en la temporada tres fue magnífica. Es una hilarante recreación casi toma por toma del infame comercial de Pepsi de 2017 de Kendall Jenner. Al igual que la modelo en el anuncio de real, A-Train es testigo de un posible enfrentamiento entre la policía con equipo táctico y los manifestantes pacíficos, que parecen ser representantes del movimiento Black Lives Matter. Evocando los videos de las redes sociales que muestran a policías brutalmente atacando a los manifestantes de BLM, la tensión termina abruptamente cuando la celebridad intercede solo con buenas vibraciones y una bebida refrescante.

Conclusión

The Boys logra capitalizar en tres temporadas una increíble sátira sangrienta que te deja queriendo aún más, demostrando que realmente es una serie retorcidamente alegre, violenta y con un humor absurdo que trae un aire fresco a la franquicia superheroica. Es decir, otro negocio más hos los superhéroes.