LOS MITOS DE LA PRESIÓN TRIBUTARIA

Lunes 29 de agosto del 2022

En una serie de mensajes en su perfil de Twitter, Carlos Castagneto, Administrador Federal de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), desarmó con información varios de los mitos que rodean al Sistema Tributario Argentino, y con los que grupos de intereses económicos encubiertos atacan a la financiación del Estado, y por esto al bienestar general. La respuesta no es casual, y como puede observarse en la portada de esta nota, el ex presidente siempre empresario Mauricio Macri publicó, en el diario del que se sospecha es dueño, un artículo que dudosamente escribió pero que de todas formas sostiene con su firma. A continuación, un recuento de las falacias y los datos que lo desmienten.

Escribe: Carlos Castagneto

Fuente: Twitter @CarlosCastagneto

MITO: “La presión tributaria argentina es una de las más elevadas del mundo y eso atenta contra la inversión y el desarrollo del país».

FALSO: Brasil y Uruguay, por nombrar países vecinos, tienen una presión más alta. Lo mismo se observa en el promedio de los países desarrollados.

El índice del Desarrollo Humano es un indicador elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo para tener una mirada global sobre la esperanza de vida, educación e ingresos de una población. Existe una correlación positiva entre la presión tributaria y este índice. La Argentina es prueba de ello.

Caso contrario observamos en la relación entre los impuestos y el nivel de inversión bruta interna (stock, reposición o variación de bienes de capital) o la inversión extranjera. En ninguno de los dos casos existe una correlación como suele argumentar el discurso liberal.

Ni siquiera los propios inversores consideran que la presión tributaria es un factor primario a la hora de decidir en dónde realizar una inversión.

En Argentina el impuesto a las Ganancias a las Sociedades es menor que en el promedio de los países más desarrollados. Además, la tasa efectiva sobre dividendos es de las más bajas.
La rentabilidad positiva de las empresas en Argentina muestra que las tasas no son asfixiantes y es falso que sea necesario evadir para tener ganancias.
Para muestra, basta un botón. Las tasas de rentabilidad antes de impuestos están a niveles internacionales.

MITO: “Los productos son caros por la alta carga tributaria”

FALSO: Se tienen en cuenta conceptos tributarios que no inciden en precios y distorsionan resultados
-Cargas sociales 
-Tasas por servicios
-Impuestos patrimoniales y a las ganancias
Quitando los conceptos anteriores, se observa la incidencia real de los impuestos sobre el consumo. Podemos ver que el peso del sistema tributario es menor:
Si comparamos con otros países, tenemos una carga tributaria sobre el consumo cercana a la media y acorde con nuestro desarrollo.
MITO: “Argentina posee una elevada cantidad de impuestos”.
Falso: Contabilizar el número de tributos no tiene sentido económico ni tributario y no hay estudios internacionales que lo hagan. Además, como veremos, el número de impuestos al que se alude no es real.
Según informes del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF):
-Existen 165 tributos en el país, 41 son recolectados por la Nación, 26 por las provincias y 98 por los municipios. Realidad: la cantidad es muy inferior. Repite tributos y contabiliza impuestos/tasas que rigen en una sola provincia o municipio.
En el ámbito nacional no hay 41, sino 24 tributos. Además, para que se cumpla lo que plantea este mito, el contribuyente tendría que vivir en muchas provincias al mismo tiempo para pagar todos los impuestos, tasas y contribuciones.
Según IARAF es posible reducir el número a 70 tributos. Realidad: Solo propone eliminar tributos provinciales y municipales. Al hacerlo, no respeta el federalismo fiscal y niega su capacidad como herramienta para el desarrollo con equidad.
Nuestra visión desde AFIP es una simplificación tributaria desde una administración integrada:
-Acuerdos de colaboración con administraciones subnacionales
-Padrón Federal (con tecnología blockchain)
-Monotributo Unificado
-Oficina virtual y trámites digitales
MITO: “Una familia asalariada tarda más de 180 días en liberarse de la carga tributaria (del Estado)”
Falso: El contribuyente transcurre los días del año realizando sus actividades gravadas pero sin pagar todo el impuesto que debe, y paga con varios meses de retraso.
El “Tax Freedom Day” es un concepto desarrollado por el empresario estadounidense D. Hostetler para calcular cuántos días debe trabajar una persona para pagar la totalidad de los impuestos de un año. La realidad es que gran parte de la población paga impuestos pero, a su vez, recibe prestaciones sociales o beneficios de parte del Estado, directa o indirectamente. El contribuyente realiza todas sus actividades gravadas y paga el saldo con meses de retraso. Esto demuestra la falacia técnica planteada por el concepto del «Tax Freedom Day» que supone que primero se paga impuestos y luego se usufructúa del ingreso ganado. Entre el mito y la realidad: el Sistema Tributario Argentino requiere una revisión, pero las principales críticas que se busca instalar en su contra no se enfocan en los verdaderos problemas que requieren una solución. Gracias por llegar hasta aquí.