DANIEL CATALANO: «NUESTRO ESPACIO POLÍTICO REPRIMIÓ Y DE ESO TENEMOS QUE HACERNOS CARGO»

Lunes 10 de octubre del 2022

(*) Entrevista realizada el sábado 8 de octubre del 2022

El secretario general de ATE Capital y secretario adjunto de la CTA, Daniel Catalano, en diálogo con Eva Moreira y Julián Saud en #CuántoCuento por #AM530 #SomosRadio, la radio de las Madres. La represión por parte de la policía federal en Villa Mascardi, Bariloche, contra la comunidad mapuche y la situación frente a los intentos constantes de desalojo; la renuncia de la ministra Elizabeth Alcorta; la pobreza estructural y territorial a lo largo y ancho de nuestro país que el gobierno no logra abordar; paritarias, conflicto de los trabajadores de neumáticos, y reclamos salariales.

Mirá la entrevista completa acá:

Represión federal: La Plata y las comunidades de Villa Mascardi

«Soy de ir a la cancha siempre que me lo permite la política. Lo cierto es que hay una práctica bastante habitual de maltrato de la policía que, a veces, se trata de normalizar. No nos pasa en Argentino Juniors porque quizás no tenemos el volumen que hay en otros lugares. Pero la policía te da bastonazos, te tira los caballos y hay una situación de violencia institucional que está garantizada cada vez que vas a la cancha. Lo que nosotros vivimos en La Plata no tiene nada que ver con lo habitual. Me parece que ahí hubo una definición política de generar una situación de represión salvaje y sería bueno que se pueda profundizar porque no se pueden saldar las internas policiales con la represión, o con un muerto, y con pibes y pibas que aman el futbol y el club, el club, y que, a los 4 o 5 años, se vieron en una situación de mucha violencia. Estamos con muchas preocupaciones y esperando que se pueda encontrar la responsabilidad de todo esto”

Represión en momentos previos al inicio del partido entre Gimnasia de La Plata y Boca Juniors, en La Plata. Foto: web tv pública.

“Hay algo que tenemos que mirar y es que no es la policía de Larreta. Nuestro espacio político reprimió. De eso tenemos que hacernos cargo. La policía federal reprimió en Mascardi y era la policía de la provincia de Buenos Aires en La Plata. Entonces es una locura. Uno podría esperar esto de una fuerza institucional que no responda políticamente a tu espacio político. Dicho esto, además, una barbaridad lo que hizo el ministro de Seguridad del gobierno nacional, apropiándose del relato del «terrorismo de los mapuches» para llevar adelante un desalojo que no debería haber sucedido. Quizás no lo sepan, pero existen trabajadoras sociales, trabajadores sociales, hay sociólogos, hay psicólogos. Hay gente que puede ir al territorio. Están las comunidades organizadas y se puede generar un diálogo. Se puede trabajar de otra manera. No hace falta ir con la policía a resolver problemas sociales. El hambre y la pobreza estructural no se resuelven con la policía: se resuelven generando trabajo, se resuelve generando asistencias; se resuelven generando educación, y se resuelven garantizando derechos. Estaría bueno que lo entienda esta parte del gobierno que no entiende y que, además, se lleva puesto a una ministra que ya no tolera este tipo de situaciones».

Villa Mascardi. Foto: Alejandra Bartoliche / TELAM

«La renuncia de Elizabeth Gómez Alcorta no puede ser solamente una nota del día. Nos tiene que llevar a reflexionar. Una ministra mujer, defensora de los Derechos Humanos, abogada de Milagro Sala y de los presos y presas políticas en Jujuy, que generó una situación institucional del Ministerio más bastardeado, perseguido y hostigado por la derecha argentina, es quien termina renunciando, diciendo este es un límite. No podés utilizar al aparato represivo y llevarte puestas siete mujeres de los Pueblos Originarios, con una mujer embarazada. Niños y niñas estuvieron perdidos en la montaña porque escaparon de la represión y estuvo la Secretaría de Niñez hasta altas horas de la noche buscándolos. ¿Cómo puede ser que, de todo esto, el saldo sea que se vaya Elizabeth, no?”.

Violencia discursiva y física: ¿cómo profundizar el debate?

“En principio deberían pedir disculpas. El presidente, hoy, debería pedir disculpas. El Instituto Nacional de Asuntos Indígenas hoy no tiene presidente. Odarda renunció. Al vicepresidente, que es un compañero de Pueblos Originarios, no lo designan como presidente porque es un compañero de los Pueblos Originarios. Es muy loco. O sea, te animás a ponerlo, pero hasta ahí. Es un indio, entonces lo ponemos como segundo. Que no vaya primero porque sería catastrófico. ¿Qué podría pasar? Todos bajamos de los barcos, entonces no va a dejar a un indio a cargo del instituto. Primero: no lo designan; segundo, el presupuesto que tiene el instituto es una porquería. Le falta personal. Nos está faltando personal en todo el territorio. Hay provincias que necesitan tener una estructura y una presencia del Estado nacional que no la tienen».

Integrantes de la Lof Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi. Foto: Marcelo Martinez.

«Un profesional o dos profesionales están en territorio sin movilidad, sin vehículo, sin oficinas. No es solamente un problema del instituto. Vos mirás a Agricultura Familiar, que son los que tienen que trabajar con los pequeños productores, y no hay oficinas. Ponele que la Secretaría de Comercio viene con el desguace del gobierno anterior, y que este todavía no lo supo rearmar porque no entendió cómo contratar 2 mil o 3 mil inspectores y mandarlos al territorio. Ponele que todavía no se les ocurrió que se podía hacer. Siguen insistiendo en que es la barriada la que tiene que controlar los precios y mandar un WhatsApp a algún lado diciendo “acá el azúcar aumentó”. Ahora, es un problema lo que tenemos con los Pueblos Originarios, porque de manera estructural y sistemática, se los condena a una situación en donde tienen que morir jóvenes. Es ridículo. Entonces, hay una definición política. Tienen que pedir disculpas y tienen que reparar, hay leyes. Durante el gobierno de Néstor y Cristina se avanzó muchísimo justamente en la constitución de esas leyes que te posibilitan reconocerte como comunidad, que te permiten poder acceder a un pedazo de tierra, que te permiten organizarte en base a tus aspectos culturales. ¿Qué pasa con eso? Porque en un gobierno nuestro, popular, en el que nos costó tanto sostener, no le estamos pudiendo dar el presupuesto que necesitan y contratar la gente que se necesita. Se están armando convenios con universidades para hacer encuestas y territorialidad. Y no. Eso habla de un Estado ausente, eso es neoliberalismo, eso es reproducir un esquema viejo que no ayuda y que cuando vos lo mirás, decís: bueno, pero nosotros tenemos compañeros y compañeras en el INAI que saben un montón. Que la tienen re clara. Que hace 12 o 14 años que sufren precarización laboral y le ponen el cuerpo. En cualquier lugar».

«El gobierno tiene que tener una política realmente federal y de integración. No puede abandonar a su pueblo. Hoy lo que estamos padeciendo es ese abandono. La respuesta no es la represión»

«Durante el macrismo a mí me cargaban porque siempre contaba una anécdota sobre una trabajadora social que hacía 4 horas en mula para llegar a ver una comunidad. Y me decían: “dejá de decir eso como único recurso”, y sí, yo dejé de decirlo, pero no deja de pasar. Tiene que ir en 4 horas de mula y no encontrás otro mecanismo u otro resorte como para que el Estado tenga presencia, más que una persona que cobra 80 mil pesos por mes y tiene que destinar 8 horas en ir, ida y vuelta, y estar 2 horas en la comunidad. Eso no se ve. No se ve y a nadie le importa. Y nosotros lo hacemos. Entonces, eso es parte de lo que digo que el gobierno tiene que hacerse cargo. Tiene que pedir disculpas. Tiene que resolver. Tiene que intervenir. Se tiene que meter. Tiene que tener una política realmente federal, de integración y no puede abandonar a su pueblo. Hoy lo que nosotros estamos padeciendo es ese abandono. La respuesta no es la represión. La respuesta no es más precarización laboral. La respuesta no es tercerización de los servicios del Estado. La respuesta no es cerrar ministerios para tener un súper ministerio con mega poderes. La respuesta es otra. Entonces, estaría bueno que se sienten a dialogar con los trabajadores del INAI como primera reparación, que contraten la gente que está faltando, que contraten a  compañeros y compañeras en todo el país para que, además, el Estado tenga una presencia territorial que valga la pena. Hay que seguir”.

Bariloche: la cara visible de la desigualdad

“Bariloche es el lugar que vemos, pero andá al impenetrable o a Formosa. O a Misiones. Ahí el tema que nosotros tenemos no es solamente el de los Pueblos Originarios. Tenemos un problema estructural con la niñez, las infancias en nuestros territorios están abandonadas. Cuando las estadísticas dicen que 1 de cada 2 pibes es pobre…  Sí, bueno, cuando vamos a las provincias y, si nos metemos en la realidad de cada provincia, como por ejemplo Tucumán, Catamarca… Ahí son todos. Nosotros vemos todo desde el porteñismo y no dimensionamos. Se siguen afanando a nuestros pibes, siguen vendiendo órganos, los siguen esclavizando, los usan en el campo. Hay una cuestión ahí que no se resolvió. Cuando vos mirás la explotación que sufren nuestras hermanas y hermanos en el territorio es devastador. Por eso, Bariloche es lo que vemos, por suerte lo vemos. Por ahí le es más atractivo a los italianos o a los ingleses un lago y una montaña que les permite desarrollarse su propio helipuerto para poder entrar con sus helicópteros y sus avionetas y tener sus propios lagos, que, por ahí entrar al impenetrable, donde ahí la disputa es otra. Ahí la pelea es otra. Ahí la pelea es la crueldad del clima, de lo territorial, los terratenientes, los tipos a caballos que vienen y te matan a rebencazos y no tenés otra alternativa que ser esclavo de ellos».

Ceremonia sobre la costa del lago – Foto: Marcelo Martínez.

«Son dos peleas que son iguales, pero son distintas y que se dan territorialmente y estructuralmente en nuestro país. El poder, será uno yanqui y otro será gringo, pero no dejan de ser los que someten a nuestro pueblo y por eso es tan importante que el Estado tenga presencia y empiece a resolver esto. Y que intervenga. Y que no nos interpele con: «che, le están dando un pedazo de tierra a un indio«, y tenés a un tano que se llevó la mitad del sur. ¿No te jode en los más mínimo eso? Al lago escondido no pudimos pasar, nos cagaron a piedrazos. Todos los años que vamos hay situaciones en donde nuestros compañeros y compañeras casi pierden la vida simplemente por llegar a mirar el lugar, estar, tener territorialidad. ¿Eso no te interpela como sociedad? ¿está bien que un gringo lo disponga y está mal que un hermano y una hermana puedan disponer de una propiedad?”.

La política derechizada: alarmarse y actuar

“Creo que lo que se derechiza es la política, no la sociedad. La sociedad se idiotiza porque empieza a comprar el discurso de la antipolítica: no participa, empieza a delegar en la política y en los medios de comunicación las definiciones troncales y estructurales y muchas veces se quedan en la queja y en la no participación. Pero creo que lo que se está derechizando es la política, y eso es muy preocupante. Muchas veces nuestros candidatos tratan de ser lo más parecidos a ellos para sacarles votos y no, no hay que hacer eso. Nosotros tenemos que reivindicar lo propio, lo nuestro. Y en eso hay un error garrafal: hay que criticar al capitalismo como la única forma de organización económica, no puede ser que a nadie se le caiga a una idea. “De esto se sale contrayendo más deuda”, dale, ¿en serio? ¿No hay otro tema? ¿En serio la única alternativa que tenemos es con el Fondo? Entonces estuviste 5 o 6 años en la universidad para decir que lo único que podemos hacer es más de lo mismo, lo aprendido es eso. Entonces hay que ser audaces, hay que patear el hormiguero, hay que dejar que las hormigas salgan, y que el hormiguero se empiece a construir de nuevo con otra forma, con otra impronta, con otras características. Pero hay que hacerlo. A la hora de hablar del salario de los empleados públicos tenemos distintos universos. Estamos mal, estructuralmente estamos mal, sobre todo los que estamos en la ciudad de Buenos Aires con nuestro patrón Larreta y en el Estado nacional los que somos parte de los civiles y lo que es el nucleamiento más grande de los ministerios. Porque después tenés compañeros y compañeras que por ahí tienen la suerte de trabajar en la AFIP, o trabajar en el Poder Legislativo, o trabajan en una defensoría, el PAMI o en el ANSES, y tienen convenios propios y otra posibilidad de tener una situación salarial totalmente distinta. En los grandes nucleamientos de trabajadores y trabajadoras, en la ciudad de Buenos Aires, los enfermeros y enfermeras cobran 45 000 pesos. Los niegan como profesionales, no hay carrera, fueron estructuralmente la primera línea de resistencia al COVID, no son reconocidos, falta personal. Un desastre».

Bajos salarios: voluntad política, falta de ejecución

«Tenés a los trabajadores y trabajadoras de tránsito, que no sé si se acuerdan pero se cumplieron hace poquitos días otro aniversario de la muerte de Cinthia Choque, y nuestros compañeros siguen estando tercerizados, son monotributistas. Es gente que está contratada y que, además de que después de que hubo una situación catastrófica como la pérdida de la vida de una trabajadora, y que otro compañero quedó con una situación de discapacidad en su cuerpo, no quisieron resolver. Siguen hostigando a los trabajadores de tránsito, los siguen amenazando que no les van a renovar los contratos a fin de año, no buscan la forma de generarle estabilidad laboral. Ese escenario es un escenario con el que transitamos que es angustiante. A primera vista no encontramos la solución, porque del otro lado no hay voluntad política».

Enfermeros en lucha contra la precarización laboral y bajos salarios.

«En el Estado nacional, es otro el problema: hay voluntad política, y no hay quién ejecute. Entonces los nucleamientos más grandes que vos tenés están condenados a vivir una situación de pobreza. Mi salario, por ejemplo, es de 124 000 pesos en mano. La paritaria que se firmo ahora es 10% de aumento, sobre el aumento de mayo, no es que me lo dan sobre los 124.000. La verdad que a mí me da vergüenza, y lo cierto es que es definición política, porque hay 300 mil empleados públicos, ¿podemos poner en quiebra el Estado si garantizas que esos 300 000 laburantes ganen bien, y que puedan vivir de su salario, y que no tengan que tomar estrategias de supervivencia fuera de horario de laburo? Entonces nosotros estamos en una situación de alerta y movilización, y seguramente a fin de mes o principio de mes vamos a estar otra vez ganando las calles».

Acompañar al gobierno pero no aceptar la pobreza

«No pensamos que haya alguna posibilidad de acompañar al gobierno desde una posición de aceptación de la pobreza que nos imponen, estamos muy enojados y enojadas con eso. Nos parece que es una situación de abuso de autoridad, que ellos están ocupando un lugar estructural porque hubo una resistencia entre todas las organizaciones, centralmente de los empleados públicos (32 mil despidos, baja de casi un 30% de nuestro salario, hostigamiento, persecución) Nos pasó de todo, se metieron a nuestros perfiles, usaban la policía federal para echarnos de nuestros puestos de trabajo, y ellos venían a reparar todo eso y no les está saliendo. Y además se comprometieron a pasar a 30 mil trabajadores y trabajadoras a planta permanente, con diez años de antigüedad, y tampoco les sale. Estamos en 14 mil recién y no va a terminar esto. Con el acuerdo con el FMI lo único que podes ocupar son las contrataciones para terminar de tener el cupo laboral Trans o de discapacidad, después salvo que tengas una situación de emergencia no hay nuevas contrataciones. El problema no está en eso, el problema es que no diseñan el Estado que necesitan. Entonces vos tenés organismos públicos que están paralizados de política, y eso también es un problema que tenés que resolver. Porque vos hablabas de la Secretaria de Industria, pero en agricultura nos pasa lo mismo. En niñez nos pasa lo mismo».

«Ser parte de todo engranaje que obstaculice al Estado o al gobierno no está bueno, y nosotros ya no damos más. Entonces estamos viendo de qué manera inteligente reparar los daños que tenemos»

«Tuve la posibilidad de hablar con el presidente de la Nación y él tenía toda la voluntad política de hacerlo, después no pasó. Y estás con un gobierno que se sienta a dialogar y que te abre la paritaria y que trata de generar parches a la situación. Entonces nosotros vemos lo que sería la voluntad política del espacio político y no les sale, y no lo ejecutan, y deciden pelearse con nosotros y nosotras antes que pelearse con otros. Es una forma amigable de decir que nos están cagando, es centralmente eso: el gobierno nos está cagando, y es una forma amigable de decirlo porque, además, entre las cosas que nos pasan es que tenemos miedo de que gane la derecha, o una expresión mucho más dura de la derecha en la etapa que viene. Entonces lo que intentamos hacer es no generar una situación de ser parte de la desestabilización política, estamos en un país en donde casi matan a nuestra vicepresidenta, donde hay una situación permanente de ataque desde los mercados hacia nuestra economía, donde es muy difícil que haya control de precios. Entonces, ser parte de todo engranaje que dificulte u obstaculice al Estado o el gobierno, no está bueno, y nosotros ya no damos más. Entonces como no damos más estamos viendo de qué manera inteligente reparar los daños que tenemos».

Conflicto con los trabajadores de neumáticos

«El  accionar del Ministerio de Trabajo con el conflicto de los neumáticos para mí fue muy torpe. Porque por momentos me daba la sensación que en el mundillo de lo sindical se estaba tratando de sacarse de encima a una comisión interna que es troska. Centralmente me parecía que estaban viendo eso más que tratando de resolver la situación. Porque la empresa de neumáticos no tiene pérdida, y dejó de tener pérdidas y tiene unas ganancias que son tremendas y podría hacer que los trabajadores ganen 3 o 4 veces más de lo que ganan y no tendría perdida, seguiría teniendo ganancia. Los tipos se la llevan toda, cuando vos ves cuanto sale la mano de obra por un neumático creo que eran 6 mil pesos, y a nosotros comprar las gomas nos sale 60 mil, 70 mil, 80 mil, depende la cubierta que requiera tu vehículo. Es lo mismo que cualquier cosa: la yerba, el que la produce paga 2 pesos y después tenés que pagar 500 mangos el kilo, nos están cagando. Ahí tenemos multinacionales, no es que están perdiendo plata: durante la pandemia además recibieron un apoyo económico por parte del gobierno, nunca pierden ellos».

Conflicto en la industria del neumático.

«Yo creo que hubo torpeza, que por momentos se iba a terminar resolviendo por desidia de los trabajadores, que iban a bajar los brazos, y que iban a entregar a sus comisiones internas y no pasó. Y esa situación de resistencia generó que tengan que revisar y abrir la paritaria, porque además iba el sindicato y se sentaba, y el gobierno y la patronal ya habían acordado el aumento de salario sin discutir con los trabajadores. No se hace eso. Entonces como no se hace eso, lo que tenés del otro lado es una reacción lógica, y me pareció que se podría haber resuelto sin todo este desangre que se propuso. Creo que pone en valor la resistencia de nuestros compañeros y compañeras, más allá de que uno puede evaluar cómo procede el sindicato, pero yo prefiero un sindicato que se equivoque peleando y no uno que te entrega. Entonces no tengo nada para reprocharle a los compañeros de SUTNA, al contrario, pusieron el cuerpo, se la bancaron, y se comieron causas penales. Porque, además, no se habla, pero fue procesado el secretario general de SUTNA por la ocupación del ministerio de trabajo, se comió una causa penal. Entonces, más allá de que yo piense el mundo de otra manera, lo prefiero frente a cualquier otro, frente a un Barrionuevo… Igual no hay comparación, uno es trotskista y está poniendo el cuerpo para que sus compañeros y compañeras vivan mejor, más allá de que después yo vea el mundo distinto. La verdad que lo pongo en valor y fue bueno».

«Lo primero que puede hacer Moroni es ver que hubo otros ministros que pudieron hacer otras cosas»

«Lo primero que puede hacer Moroni (*) es ver que hubo otros ministros que pudieron hacer otras cosas: Perón, por tirar uno. No lo comparemos con Perón. ¿ Y Tomada? Tomada cuando caía una comisión interna a armar quilombo a la puerta del Ministerio, se sacaba el traje y decía: “muchachos, ¿cómo lo arreglamos? ¿qué pasa? ¿qué necesitan?”.  Y a partir de ahí, era un quilombo, porque no es que el tipo venía, te abrazaba y al toque la cosa se resolvía. Pero le ponía la cabeza, el cuerpo, y llegaba a una situación de contención, en donde había como algo fuerte cursando. Creo que al ministro hoy le cuesta encontrar el rol, y entonces eso se padece. Me parece que le costó mucho más de lo que le debería haber costado, creo que se pueden hacer muchas cosas desde el ministerio de Trabajo, es un lugar central».

«La lealtad es con un proyecto político que nos garantice que podamos tener condiciones de vida dignas, que se puedan respetar nuestros derechos»

«Yo creo que siempre hay tiempo, lo que no veo es la voluntad de resolverlo desde ese lugar. Creo que están en una especulación de encuestas para ver quién mide y quién no mide para el año que viene y  lo que no terminan de ver es que lo que no se resuelve es el tema del día a día. No está bueno que haya bajado la pobreza y haya crecido la indigencia, porque además en valores mínimos…  Me parece que hay que revisar, y creo que este 17 de octubre se lo vamos a plantear: “revisá que estamos”. Es importante que lo pueda hacer, nosotros no tenemos más tiempo, nuestros pibes se nos cagan de hambre, se nos mueren, se nos desmayan en las escuelas, no está fácil la cosa. Entonces creo que tiene que ser eso, revisá que estamos, la lealtad es con un proyecto político que nos garantice que podamos tener condiciones de vida dignas, que se puedan respetar nuestros derechos. No les está saliendo, les tiene que empezar a salir, porque además la verdad es que si no es esto mejorado, con otra perspectiva. Si llegara a suceder que volviéramos a tener otra vez un gobierno de los Macri, creo que va a ser una situación de mucha violencia social. Ellos vienen con una estructura que solamente se sostiene en el marco de la represión, entonces evitémosle dolores de cabeza a nuestro pueblo y empecemos a resolver ahora. El 17 de octubre todos a Plaza de Mayo, con nuestras banderas, con nuestra impronta, con nuestros deseos y con mucha esperanza. Porque me parece que lo que hace la derecha es romper esa necesidad de que no tengamos esperanza. Nosotros tenemos esperanza y el 17 de octubre es un buen momento para encontrarnos«.

Día de la Lealtad en Plaza de Mayo. Foto: Claudio Fanchi/Télam.

«Nosotros venimos militando fuerte 30 mil pesos de suma fija y por eso les contaba que vamos a una jornada. Estamos en medio de una protesta y para fin de mes esperamos una gran movilización de empleados y empleadas públicas para seguir reclamando, no aflojamos con eso. Sin suma fija este aumento que decíamos de un 10% en el salario no te impacta. Pensemos que la semana pasada en Sedronar reclamábamos que hay 1600 técnicos en territorio que ganan 40 mil pesos por mes como monotributistas: dale 10 % de esos 40 mil pesos. Acá hay que resolverlo. ¿Acaban de aprobar el préstamo del Fondo? Bueno, dale, si lo vamos a pagar nosotros. Se está armando un documento, el documento es un lugar muy sensible porque ahí tenemos que llegar todos y todas. Sí, hay lista de oradores: la CTA de los trabajadores, Hugo Yasky viene planteando la suma fija para todo el mundo. Ese sería un gran eje. Hay que ver cómo se da el encuadre del escenario que tiene que ser de mucha armonía. Estamos viendo cómo se construye esa armonía, pero independientemente de eso, estamos peleando”.

Eva Morerira, el Tano Catalano y Julián Saud.